Buscar
  • OTRO SENTIDO RADIO

«Empuja a la vaca por el acantilado»

Érase una vez, en una tierra lejana, un sabio chino y su discípulo. Un día, durante sus viajes, vieron una cabaña a lo lejos. Al acercarse a ella, se dieron cuenta de que estaba ocupada, a pesar de su pésima apariencia.





En ese lugar desolado donde no había cultivos ni árboles, vivía un hombre con su esposa, tres niños pequeños y una vaca flaca y cansada. Como tenían hambre y sed, el sabio y su discípulo se detuvieron unas horas y fueron bien recibidos. En un momento, el sabio preguntó:


«Este es un lugar muy pobre, lejos de todo. ¿Cómo sobreviven?»

«¿Ves esa vaca? Eso es lo que nos impulsa”, dijo el jefe de familia. «Ella nos da leche, una parte la bebemos y otra la convertimos en queso. Cuando sobra, vamos a la ciudad y cambiamos la leche y el queso por otro tipo de comida. Así es como sobrevivimos».


El sabio les agradeció su hospitalidad y se fue. Cuando llegó a la primera curva del camino, le dijo a su discípulo:

«Vuelve, toma la vaca, llévala al acantilado frente a nosotros y empújala». El discípulo no podía creer lo que estaba escuchando.


«¡No puedo hacer eso, maestro! ¿Cómo puedes ser tan ingrato? La vaca es todo lo que tienen. Si la arrojo por el precipicio, no tendrán forma de sobrevivir. ¡Sin la vaca, todos morirán!»


El sabio respiró hondo y repitió la orden: «Anda y Empuja a la vaca por el acantilado».

Aunque indignado por lo que se le pedía que hiciera, el discípulo tuvo que obedecer a su maestro. Regresó a la cabaña y silenciosamente condujo al animal hasta el borde del acantilado y lo empujó. La vaca cayó por el precipicio y murió.

Con el paso de los años, el remordimiento por lo que había hecho nunca abandonó al discípulo. Un día de primavera, la culpa se volvió insoportable y dejó al sabio y regresó a esa pequeña cabaña.


Quería saber qué le había sucedido a esa familia, ayudarlos, disculparse o enmendar su error de alguna forma. Al doblar una vuelta en el camino, no podía creer lo que sus ojos le mostraban.


En lugar de la cabaña de los pobres, había una hermosa casa con árboles alrededor, una piscina, varios autos en el garaje, una antena parabólica y más. Tres guapos adolescentes y sus padres estaban celebrando su primer millón de dólares.


El corazón del discípulo se congeló. ¿Qué le pudo haber pasado a la familia? Sin lugar a dudas, deben haber estado muriendo de hambre y obligados a vender su tierra e irse. En ese momento, el discípulo pensó que todos debían estar mendigando en las esquinas de alguna ciudad. Se acercó a la casa y preguntó a un hombre que pasaba por allí, por el paradero de la familia que había vivido allí varios años atrás.


«La está mirando”, dijo el hombre, señalando a la gente reunida alrededor de la barbacoa. Incapaz de creer lo que estaba escuchando, el discípulo atravesó el portón y se acercó unos pasos a la piscina donde reconoció al hombre de varios años antes, solo que ahora estaba fuerte y confiado, la mujer estaba feliz y los niños eran ahora adolescentes guapos. Se quedó estupefacto, se acercó al hombre y le preguntó:

«¿Que pasó? Estuve aquí con mi maestro hace unos años y este era un lugar miserable. No había nada. ¿Qué hicieron para mejorar sus vidas en tan poco tiempo?

El hombre miró al discípulo y respondió con una sonrisa:

«Teníamos una vaca que nos mantenía vivos. Ella era todo lo que teníamos. Pero un día se cayó por el acantilado y murió. Para sobrevivir, tuvimos que empezar a hacer otras cosas, desarrollar habilidades que ni siquiera sabíamos que teníamos. Y así, como nos vimos obligados a idear nuevas formas de hacer las cosas, ahora estamos mucho mejor que antes».

En este punto es importante preguntar, ¿QUIÉN O QUÉ ES ESA ‘VACA’ EN TU VIDA QUE NECESITAS PARA SALIR DEL ACANTILADO?


A veces, la dependencia de determinadas personas, cosas o situaciones crea una zona de confort; eso puede ser una limitación que puede impedirle alcanzar cosas más importantes en la vida.

Si hay una vaca en su vida que le impide alcanzar el propósito de Dios, ahora es el momento adecuado para que «empuje a esa vaca por el precipicio» y descubra nuevas habilidades que le llevarán a un nuevo y gran nivel de bendiciones. En todos los ámbitos de su vida. Dios le dio habilidades y espera que pueda multiplicarlas y ser un buen administrador de todo lo que pone en sus manos (Mateo 25: 14-30).

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo